quinta-feira, novembro 03, 2005

Un poema del Altaico Ciberiano de Yevgueni Yevtushenko para la gente del Planeta Rojo

Adiós, Bandera Roja Nuestra
Dedicado -especialmente- a l@s kompañer@s kamarad@s del Once Veces Heroiko Partido Komunista de Albania del Sur, Línea Dura de Masas y Proletaria, Diez Veces Vencedora (KVHPKASLDMPDVV).


ADIÓS, Bandera Roja nuestra.
Descendiste del techo del Kremlin
No tan orgullosa
Ni tan diestramente
Como hace muchos años te izaste
Sobre el destrozado Reichstag,
Humeante como la última bocanada de Hitler.

Adiós, Bandera Roja nuestra.
Fuiste nuestro hermano y nuestro enemigo.
Fuiste el camarada del soldado en las trincheras,
Fuiste la esperanza de la Europa cautiva.
Pero, como una cortina roja, tras de ti ocultabas el GULAG
Repleto de cadáveres helados.
¿Por qué lo hiciste,
Bandera Roja nuestra?

Adiós, Bandera Roja nuestra.
Acuéstate.
Reposa.
Recordaremos a todas las víctimas
Engañadas por tu dulce susurro rojo
Que sedujo a millones a seguirte como corderos
Camino al matadero.
Pero te recordaremos
Porque no fuiste tú menos engañada.

Adiós, Bandera Roja nuestra.
¡Acaso fuiste sólo un trapo romántico?
Estás ensangrentada
Y con nuestra sangre te arrancamos
De nuestras almas.
Por eso no podemos arrancarnos
Las lágrimas de los enrojecidos ojos,
Porque tú ferozmente
Golpeaste nuestras pupilas
Con tus pesadas borlas doradas.

(…)

Adiós, Bandera Roja nuestra.
Te despliegas hacia nuestros sueños.
Ya no eres más
Que una escuálida franja roja
En nuestra bandera rusa tricolor.

(…)

Adiós Bandera Roja nuestra.
En nuestra ingenua infancia
Jugamos al Ejército Rojo y al Ejército Blanco.
Nacimos en un país que ya no existe.

Pero en aquella Atlántida estuvimos vivos y fuimos amados.
Tú, Bandera Roja nuestra, yaces en el charco de un mercado.
Prostituidos mercaderes te venden por divisas.
Dólares, francos, yenes.


Yo no tomé el Palacio de Invierno del zar.
Ni asalté el Reichstag de Hitler.
Ni soy lo que llamarías un comunista.
Pero te acaricio, Bandera Roja, y lloro.


Yevgueni Yevtushenko



2 Comments:

Anonymous angel said...

Qué bueno encontrarse, de pronto y gracias a tu blog al que arribé por azar, con este poema de Yevtushenko... Saludos.

7:28 AM  
Blogger Paurake Mantarraya said...

Komentario al anterior comentario:
"La vida sigue su curso
a un tiempo cruel y extraña
implacable y hermosa
alargando el pasado
encogiendo el presente
repartiendo futuros inevitables
juntando y separando gente".
La Polla Records

11:16 AM  

Postar um comentário

<< Home